De lectores a escritores

Prácticas literarias en 1º y 2º de la ESO El pasado noviembre en 1º y 2º de la ESO los alumnos, junto a su profesora, Anna, llevaron a cabo una actividad para desarrollar su creatividad literaria. En 1° de la ESO, se sumergieron en un apasionante proyecto de lectoescritura sobre el terror, el misterio y […]

Prácticas literarias en 1º y 2º de la ESO

El pasado noviembre en 1º y 2º de la ESO los alumnos, junto a su profesora, Anna, llevaron a cabo una actividad para desarrollar su creatividad literaria.

En 1° de la ESO, se sumergieron en un apasionante proyecto de lectoescritura sobre el terror, el misterio y el horror. La profesora de Lengua y Literatura, Anna Bronchales, seleccionó un libro del mencionado género para que les motivara en la escritura de un cuento sobre esa temática.

Ambas clases de 1º ESO, el 28 de octubre a las puertas de el Día de todos los Santos y Halloween, pudieron disfrutar de una actividad conjunta en la que hicieron una lectura en voz alta de relatos. De este modo, pudieron tener la experiencia compartida de contar cuentos de misterio en esa fecha tan significativa para el género.

Tras acabar la lectura, los alumnos tuvieron que implicarse y premiar el esfuerzo de tres alumnas. Las ganadoras fueron: Maia (dotada con una edición de El gato negro, de Edgar Allan Poe), Clara (a quien se le ha regalado un ejemplar de Las historias de terror de José María Plaja) y Olivia (condecorada con el clásico Frankenstein de Mary Shelley).

Aquí podéis leer el relato de Maia:

 

LOS HUMANOS POLVO por Maia

Una noche oscura y de tormenta, en mayo de 1989 hubo un cambio muy fuerte en las temperaturas. Una pobre
familia vivía bajo los bancos llorando en la tormenta, pasando un montón de frío y sin saber a dónde ir. James
Richard, el mayor, decidió irse a casa de alguien a refugiarse.

Encontró una casa familiar, y la familia lo aceptó. En la televisión, decían que no se podía salir de casa por
ningún motivo. Hasta que de repente, la televisión se paró, continuó, se volvió a parar... De pronto, la televisión
se apagó y no volvió a encenderse. No solo la televisión, sino también las luces y la tecnología entera se fue, y solo
se escuchaba truenos y rayos de la horrible tormenta. La familia Crimen, los que aceptaron que James se
refugiara, se quedaron con los ojos abiertos como platos, paralizados y completamente quietos en el sofá. Ni
pestañeaban. No pestañearon por media hora. A continuación, los miembros de la familia Crimen se unieron
entre sí como si tuvieran pegamento y subieron las escaleras que crujían. James no aguantaba más, tenía mucho
miedo. Tampoco podía salir de casa, ya que decían que no se podía. La tormenta continuaba y continuaba...

Pasaron 3 horas desde que la familia Crimen subió las escaleras, y la tormenta seguía. Se escuchaban pasos por
todos lados, por la cocina, por el salón, por las escaleras... era como una pesadilla. Luego, se escuchaban voces
del piso de arriba, se escuchó un piano, y las ventanas hacían ruidos extraños. James se miró al espejo. Se quedó
boquiabierto... había visto una chica fantasma en el espejo detrás de él. Gritó. Se giró con mucho miedo y la
chica no estaba. Luego se giró otra vez hacia el espejo y ahí estaba. Los espejos de toda la casa comenzaron a
cantar una canción terrorífica. James no soportaba más, le dio igual la tormenta y salió corriendo de casa.
Justo cuando salió, todos los árboles se cayeron.

Miró a su alrededor y vio que la familia Crimen estaba detrás de él, paralizados, igual que antes. Todo era un
mundo diferente.

James decidió volver a casa y subir las escaleras para ver qué estaba pasando. Las escaleras crujían y crujían y
los cuadros se pusieron negros. Cuando llegó a la habitación, la familia Crimen estaba ahí, justo delante de él.
Eran fantasmas. De pronto, llamaron al timbre de la casa. James se pensó si abrir o no. Decidió hacerlo, y,
observó que la familia Crimen estaba allí otra vez. Se había duplicado la familia, después se triplicaron... así en
todas las partes de la casa. James estaba rodeado de esa horrible familia. Estaba sin salida, y comenzó a pedir
ayuda. Nadie habló, y nadie le escuchó. Desde ese momento, James se dio cuenta que estaba solo en el mundo, y
por mucho que pidiera ayuda nadie intervenía.

James cogió todas las sábanas de la casa y se escondió bajo ellas y no salió. Aunque él era muy fuerte, comenzó
a llorar. Estaba perdido, sin nadie que le ayudara y la tormenta no paraba. Cada vez empeoraba más la
situación...

Al cabo de una hora, James se quedó dormido. Pero después de dos horas, se escuchó como si se hubiera roto un
plato. James se despertó al instante. Abrió los ojos despacio y vio que la familia y la chica fantasma le seguían
mirando. Como todos le estaban mirando a James, él también decidió mirarlos igual a ver qué pasaba. Al
instante, los fantasmas se convirtieron en polvo, pero con la silueta de la familia. Era lo más terrible del mundo.
James se volvió a asustar. Se volvió a esconder bajo sábanas y cuando miró de reojo a los fantasmas antes de
cerrar los ojos, la familia se acercó aún más a él con ojos sangrientos.

La última palabra que dijo James fue: “voy a morir”.

Ya todo era el infierno... El mundo había acabado...

FIN

 

A su vez, los alumnos de 2º ESO leyeron las Leyendas de Bécquer, reflexionado sobre los elementos del terror, horror e intriga e introducido la eterna figura del doble maligno a partir de Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Para aplicar los conocimientos adquiridos en un contexto significativo, los alumnos escribieron cuentos de misterio y terror, de cuya lectura en voz alta han disfrutado ambas clases en el aula magna. Como colofón, se entregaron dos antologías de cuentos de terror español. La decisión fue muy compleja, pues se dio oportunidad de optar al premio solo a aquellos alumnos que no fueron destacados en el concurso de relatos mitológicos del curso anterior.

 

Los relatos a continuación son de Alejandra, ganadora absoluta del curso pasado y de Cayetana Romero, cuya delicadeza nos remite al cuento de terror japonés.

 

CON LA AYUDA DE MIS AMIGOS por Alejandra

En mis 15 años de vida la gente siempre me ha dicho que estaba loca, mi familia, mis profesores y compañeros
del colegio... Tanto ha sido el éxito de mi locura, que me han mandado a todo tipo de lugares, lugares de los que
prefiero no acordarme, que siguen persiguiéndome en mis pesadillas.
La gente que me rodea no me toma en serio, no me entienden y me rechazan por mi aspecto. Por eso me han
enviado a tantos psicólogos y médicos para que me ayudaran, pero solo han podido estropear más las cosas.
Piensan que siempre estoy sola. Pero eso no es verdad, tengo muchos amigos. A ellos no les importa esa fea
cicatriz de quemadura que tengo en la cara.

***

Hoy, en las noticias de la mañana, el primer asunto tratado en el programa fueron unos extraños casos de
asesinato de varias personas alrededor de mi ciudad. En total se encontraron 13 cadáveres de los que todavía
no se habían reconocido ninguna de las identidades. Los presentadores del programa comentaron que todos los
cadáveres se encontraban en una antigua institución infantil para enfermos mentales que cerró hacía unos
años debido a un desafortunado caso de desaparición de uno de sus internos de unos 5 años. Lo único que se
supo del tema fue que no se le volvió a ver y que no se encontraron familiares que lo reclamaran. Eso desconcertó
mucho a los agentes que se ocupaban del caso. La policía, a día de hoy, no tenía pistas que relacionasen un caso
con el otro, pero seguirían investigando hasta que se encontrase al asesino.

***

Pasaron más días y los asesinatos no cesaron, cientos de cadáveres se encontraron enterrados en aquel
aterrador sitio... al menos ya se reconocieron sus identidades, todos ellos eran internos y trabajadores de
aquella institución.
Varios meses después aparecieron dos cadáveres más, pero al contrario que los anteriores éstos parecían
calcinados. ¡Eran los padres de aquel niño desaparecido que había muerto hacía más de 10 años en un extraño
incendio!
Debido a esta nueva información, mis padres, muy preocupados empezaron a sospechar y me preguntaron por mi
quemadura. Si recordaba qué me había sucedido en el pasado para tenerla, ya que llegué a su vida cuando tenía
escasos 5 años y ya “adornaba” mi rostro. Por lo visto durante mi adopción no les dieron muchos datos de mi
procedencia...

Pero yo empezaba a recordar y ellos habían empezado a comprender...Ahora ya lo sabían. Y yo también. Ahora
era consciente de lo que había estado haciendo sin saberlo todo este tiempo.
No podía permitir que nadie más supiera mi pasado así que hice lo único que podía hacer para silenciarles. Es lo
que mis amigos me llevaban tiempo repitiendo. Tenía que acabar con todo lo que me recordara a ese terrible
lugar... y eso hice...

***

Mis amigos al final se fueron. Se silenciaron sus voces. Nunca más volvería a tener pesadillas.

 

RELATO DE MISTERIO JAPONÉS por Cayetana

Me llamo Ikotori Tomuro, soy el hijo de un maquinista de tren a quien mucha gente juzga por las extrañas historias que
cuenta, en mi opinión las historias que cuenta mi padre son fantásticas y realmente extrañas. En todas ellas habla de
demonios que comen humanos y que antes de ser bestias devoradoras de humanos fueron personas como nosotros.
Especialmente perturbador es uno de los relatos, en el que aparece un demonio muy peculiar, capaz de hacer posible
cualquier sueño que los demonios o personas deseen. Ese ser recibe el nombre de Makoto.
Pero un día mi padre dejó de contar esa historia por mi madre quien decía que ese cuento era una tremenda estupidez, algo
que hizo que mi familia se dividiera en dos. Mi padre, gran devoto de esas leyendas, se sintió tan ofendido que decidió irse de
casa llevándome a mi con el.
Hoy en día mi padre y yo vamos una vez al mes al lugar donde el relato del demonio Makoto se origina, el monte Urai.
Aunque esté deshabitado, en ocasiones mi padre y yo hemos oído extrañas risas (jujuju) (jijiji) procedentes de una parte en
particular de el bosque, la zona este, la zona que según mi padre es el lugar de los sacrificios.
Hoy, día de todos los santos, mi padre ha bajado a la ciudad a trabajar para más tarde poder estar a mi lado para cenar
y hablar con nuestros difuntos parientes. En la soledad de mi aburrimiento, comparable a la de la rana que está todo el
día en el estanque, fui a por leña al monte, pero mientras procedía con esa insidiosa tarea oí una voz .
- 何か欲しいの? (¿deseas algo muchacho?)- dijo aquella serena voz.
- ¡¿QUIEN ESTA AHÍ?!- respondí con la respiración agitada
- 私が誰なのか気になりますか? (¿te importa acaso quién soy?).
Estuvimos unos minutos callados cuando de pronto el viento me derrumbó y caí colina abajo, estaba en el este de la
montaña, lugar el cual temía con todo mi ser, eché a correr pero no llegué muy lejos, pues estaba agotado y dolorido por la
caída.
- 私の名前は夢の悪魔、誠です、あなたは誰ですか? (mi nombre es Makoto, demonio de los
sueños). ¿Quién eres tú? - dijo cambiando su tono de voz a uno cada vez más suave.
- Mi nombre es Ikotori, Ikotori Tomuro y no sé ni quién soy...
- 分かりました... (ya veo...).

De pronto una dama bella y con la tez muy clara se sentó a mi lado haciéndome un gesto para que yo también me sentara
- ¿Puedo hacerte una pregunta, Ikotori? - me inquirió.
- Está bien- le respondí
- ¿Por qué no sabes quién eres?
En ese mismo momento me di cuenta, su voz no era normal, estaba en un sueño, un tranquilo y hermoso sueño.

 

Estos relatos demuestran el talento de nuestros alumnos que, motivados por sus profesores, intentan alcanzar su máximo potencial. ¡¡Estamos muy orgullosos de ellos!!

 

Vida Escolar

LEER MÁS →

Admisiones

y Tarifas

LEER MÁS →

Modelo

Educativo

LEER MÁS →

The Engage Independent School is a part of International Education Partnership

envelopephone-handsetmap-markerchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram