Ajedrez en la escuela

El director de cine Stanley Kubrick fue un apasionado del ajedrez antes de dedicarse a la dirección cinematográfica. Cuentan de él que dijo en una ocasión: “Te sientas frente al tablero y tu corazón palpita, tu mano tiembla al sujetar la pieza y moverla. Pero lo que el ajedrez te enseña es que debes sentarte […]

El director de cine Stanley Kubrick fue un apasionado del ajedrez antes de dedicarse a la dirección cinematográfica. Cuentan de él que dijo en una ocasión: “Te sientas frente al tablero y tu corazón palpita, tu mano tiembla al sujetar la pieza y moverla. Pero lo que el ajedrez te enseña es que debes sentarte ahí, tranquilamente, y pensar realmente si es una buena idea, o si hay otras ideas mejores”.

Fue a comienzos de 2012, cuando el Parlamento Europeo aprobó una declaración a favor de introducir el ajedrez en las escuelas y recomendó a los países miembros la introducción en sus planes de estudio.

Nuestro colegio se planteó hace ya quince años que el ajedrez era “la asignatura pendiente” y que era necesario incorporarlo de alguna manera, dadas las ventajas que podía aportar a nuestros alumnos.

En las clases lectivas predomina la parte teórica del juego, combinada necesariamente con actividades que, aunque no sean estrictamente ajedrecísticas, sí ayuden al niño a potenciar su memoria y trabajar la lógica. Pero como dijo el Dr. Emmanuel Lasker: “La misión del ajedrez no es la de sacar maestros de ajedrez. La educación mediante el ajedrez debe ser la educación de pensar por sí mismo”.

¿Qué se puede conseguir con nuestros alumnos? Aparte de conocer las reglas y estrategias de un juego apasionante, lo más importante es que contribuye a mejorar la concentración, el orden, la paciencia y la persistencia de los niños y les ayuda a desarrollar la creatividad. Además, el ajedrez enseña valores como la determinación, la motivación y la deportividad. También aumenta el rendimiento en matemáticas y comprensión lectora, justo las principales carencias de los alumnos españoles.

Cuando movemos una pieza, primero pensamos dos o tres alternativas posibles, analizamos las consecuencias a favor y en contra de cada una para después decantarnos por una u otra, como dijo Kubrick, es decir, lo mismo que nos ocurre en la vida adulta, se preparan de esta forma también los más jóvenes para su etapa de madurez. Y... jaque-mate, final de partida.

Por cierto, ya que estamos... Mueven blancas, mate en dos movimientos.

 


Artículo de Santiago Jaén, profesor de ajedrez y jefe de estudios de Educación Primaria del Colegio Privado Engage.

Vida Escolar

LEER MÁS →

Admisiones

y Tarifas

LEER MÁS →

Modelo

Educativo

LEER MÁS →

The Engage Independent School is a part of International Education Partnership

envelopephone-handsetmap-markerchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram